Campamento de Javier (Navarra) 2016

Del 5 al 16 de agosto de 2016 se celebró en Javier (Navarra) el campamento de verano de la Juventud Idente.

Este año contamos con la presencia de 69 acampados, entre niños y jóvenes, una experiencia diferente para aquellos ya acostumbrados a las instalaciones de Quintanabaldo y al hecho de que, habitualmente, celebremos los campamentos de niños y de jóvenes por separado.

Como muchos de vosotros sabéis, el motivo por el que decidimos cambiar temporalmente el lugar de celebración del campamento ha sido por la mejora de las instalaciones de nuestra campa habitual en la zona de la Merindad de Valdeporres (Burgos), cerca del Río Nela.

Ciertamente este campamento ha requerido nuestra capacidad de adaptación, tanto de los acampados como de los profesores de la Juventud Idente, pero entre todos hemos logrado que fuera una experiencia muy enriquecedora. En especial tenemos que agradecer a los acampados jóvenes más veteranos que han contribuido mucho para que la convivencia en el campamento fuera tan agradable.

La temática desarrollada en el trasfondo del campamento ha sido, basada en el personaje de Don Quijote de la Mancha, en el marco del IV Centenario de Cervantes, sobre el sentido del honor. El sentido del honor en la Juventud Idente recoge la vivencia de todas las virtudes morales, al modo como las vivió nuestro modelo, Jesucristo. Él supo acercarse al ser humano, aun siendo Dios, para elevar nuestra dignidad a la de seres sagrados, de hijos de Dios como Él. Este sentido del honor imprime una forma de trato entre nosotros que nos anima a ser mejores personas. También Don Quijote de la Mancha vivía en sus aspiraciones personales y luchas este mismo sentido del honor. Desde ahí, hemos trasladado algunas pinceladas del mensaje del Quijote a los acampados a través de las diferentes actividades.

También tuvimos ocasión de visitar el castillo de San Francisco Javier, personaje histórico tan fascinante, del que hemos aprendido también múltiples virtudes. Por la tarde, el mismo día de la visita al Castillo, fuimos a visitar la comunidad de misioneras de Cristo Jesús que nos han dado un bello testimonio de su vida de entrega a los demás, y a las que hemos ofrecido algunas canciones y una pequeña obra de teatro preparada por los acampados.

Durante el campamento realizamos muchas actividades paralelas para los niños y jóvenes (juegos, seminarios, talleres,…), a fin de atender mejor a sus necesidades particulares. Y en algunos momentos también nos hemos unido todos para tratar de vivir el espíritu de familia que nos debe caracterizar (gymkhana, himnos del fuego, olimpíadas, juegos florales). Ha sido una experiencia no exenta de complejidades, pero sin duda enormemente enriquecedora para todos. Razón de ello han dado, una vez más, las lágrimas de los acampados que no querían despedirse de sus compañeros y de los profesores el último día del campamento.

Esperamos seguir sembrando este espíritu Idente, esta convivencia tan especial que nos hace sentirnos llamados a crecer en nuestra unión con Dios, con la naturaleza y con la sociedad, como dicta el lema de la Juventud Idente. Ojalá el próximo año podamos volver a encontrarnos con tantos amigos de los que hemos aprendido a dar lo mejor de nosotros mismos.

20160810_120542 20160810_120547 20160812_123331 20160815_205740 dsc05367 dsc05377 dsc05489 dscf0071 dscf0114 foto_campa img-20160816-wa0018 img-20160816-wa0023 img-20160816-wa0029 img-20160816-wa0032 img-20160816-wa0033

 

 

Memoria Campamento de jóvenes QJ 2015

El campamento de jóvenes tuvo lugar entre los días 3 y 14 de agosto. Asistieron un total de 52 personas entre acampados y profesores. Como cada año, el campamento tenía un lema (“Perdona, restaura, camina”), que se decidió estuviera en relación con la temática que viene desarrollando el Parlamento Universal de la Juventud: “Relaciones interpersonales: claves para una nueva civilización. Un viaje llamado perdón”.
Los campamentos, por el entorno natural, la diversidad de los participantes, la convivencia durante prácticamente las veinticuatro horas del día, son una inigualable experiencia de crecimiento personal para todos. Por ello, se pone en el centro de todas las actividades la formación, especialmente a través de los seminarios, el capítulo y el peripatetismo. Se busca que las demás actividades, especialmente las artísticas, sean el resultado de este proceso formativo.
Desarrollar durante todo el campamento el lema, ha sido un verdadero reto, porque hemos aprendido que el perdón, la restauración, el seguir adelante supone también mantenerse firmes, sobre todo para crear un ambiente de paz entre los acampados y profesores. Hemos podido ver que perdonar no significa “dejar pasar” o “permitir todo”, sino reconocer que algunas veces las personas necesitamos meditar sobre nuestras actitudes, valorar las consecuencias de nuestros hechos; por tanto, que el perdón está en función del bien de la persona, en función de su restauración, y que “dejar pasar” es renunciar a que la otra persona reciba el mayor el bien que necesita, y es dejarse llevar por la comodidad de “no complicarse la vida”.
Nos ha servido además como laboratorio viviente para contrastar nuestra comprensión de estos valores (perdón, restauración, crecimiento personal) a la luz de nuestro modelo que es Cristo y de las realidades cotidianas que se nos han presentado en el campamento.
Al final hemos podido observar esos pequeños frutos a modo de brotes, pequeños porque en tan pocos días no se puede ver el resultado del esfuerzo de todos, y que nos han confirmado que merece la pena nuestra apuesta por unos campamentos educativos, pues, como en otras oportunidades, los jóvenes han manifestado su sorpresa al ver que nuestros campamentos no persiguen como fin primordial el divertirse o el hacer actividades más o menos interesantes, sino en crear espacios para que se pueda convivir, de promover que se comparta lo mejor de cada uno. Cuando se logra este objetivo, los jóvenes son capaces de esforzarse, de salir de sí mismos, de ser creativos, de implicarse. Un año más, los himnos de fuego, los cursillos y talleres, las olimpiadas, los juegos florales nos han extasiado y hemos vuelto a casa con las pilas cargadas y las ganas de hacer vida la promesa campamental de dar lo mejor de nuestra juventud y nuestros talentos.

Solicitud profesores Campamentos de Quintanabaldo

El plazo de solicitud para participar como profesor en los Campamentos de verano de la Juventud Idente 2015 ya se ha finalizado. Muchas gracias.

Formulario de solicitud

Semana del voluntariado en Málaga

El pasado 4 de noviembre Juventud Idente, sección de Málaga, nuevamente participó con un stand en la Semana del Voluntariado impulsado por la Oficina del Voluntariado de la Universidad de Málaga (http://www.uma.es/oficina-voluntariado).

En este caso, el stand de Juventud Idente estuvo en la facultad de Ciencias Empresariales en el campus universitario de El Ejido, situado en la capital malagueña. En otras ocasiones, como sucedió el mes de abril de este mismo año, el stand de Juventud Idente estuvo en el campus universitario de Teatinos, también de la capital.

Esta convocatoria a la que se suman la mayoría de las asociaciones que tienen convenio con la UMA, como ocurre con la Juventud Idente, es un momento importante para pulsar el interés que tiene la comunidad universitaria en participar en acciones solidarias. Nuestro stand suele ser uno de los más visitados por los universitarios, que se detienen a conocer los programas de acción concretos que se realizan en Málaga y los que se ofertan en el extranjero, además de conocer el PUJ, y el proyecto JOVINS, entre otros. En esta convocatoria del pasado 4 de noviembre volvió a ser objeto de atención para los universitarios, y más de una treintena consignó por escrito sus datos para estar informados de lo que se va haciendo.

El voluntariado de Juventud Idente de Málaga se nutre en gran medida de estos jóvenes universitarios que conocen la Fundación a través de este extraordinario servicio que presta la oficina del voluntariado de la UMA.

En Málaga hay tres campos abiertos que se ofrecen a los voluntarios universitarios: el Colegio de Nuestra Señora de la Luz, donde se trabaja en educación en valores a través del juego desde hace 8 años; en el hospital Materno Infantil y en los Ángeles Custodios.

Par quien desee ponerse en contacto con la sección de Málaga, se informa que en la Facultad de Ciencias de la Educación, campus de Teatinos, se atiende a los universitarios todos los martes en horario de mañana y de tarde en el despacho B-11, que se halla en el hall, colindante a la cafetería.

 

Gymkhana en el Retiro Madrid

El pasado sábado 18 de octubre la Juventud Idente de Madrid realizó una gymkhana llamada “En busca del tesoro perdido” en el Parque del Retiro. En ella participaron niños entre 5 y 13 años que se repartieron en 3 grupos llamados: Los Piratas Guays, que era el equipo naranja; Los superguerreros, que era el equipo amarillo; y Los guardianes de la galaxia, que era el equipo rojo.

La gymkhana consistía en dar la vuelta al mundo recorriendo todos los continentes: Asia, África, Oceanía, América, Europa y la Antártida, para poder encontrar el tesoro.

En Asia tuvieron que guiarse por su intuición y desarrollar su ingenio para superar la prueba “El mercado chini-chino”. Después surcaron el océano Pacífico para llegar a América, donde les esperaba la prueba de “La pequeña locomotora” donde tuvieron que emplear a fondo la coordinación y ejercitar el trabajar en equipo.

A continuación pasaron a Europa, donde estaba la prueba de “Palabras abajo”. En ella debían de trabajar en equipo para formar palabras como Malta, Francia, Chipre, con su propio cuerpo. De ahí tuvieron que viajar muy lejos, nada más ni nada menos que a Oceanía, ese continente tan desconocido por muchos, donde se tuvieron que poner en la piel de los canguros para superar la prueba de “Portapelotas”.

Más tarde pasaron a África, donde sacaron a la luz sus habilidades artísticas, creando una coreografía con la canción de Waka-Waka en la prueba “Tú pones la canción y yo el baile”. Después de danzar al son de esta conocida canción, viajaron a la Antártida para realizar la última prueba “¡Cuidado que exploto!” donde tuvieron que ingeniárselas para transportar en parejas globos sin que se les explotaran.

Una vez realizada la misma, por fin llegaron a la última prueba de “Búsqueda del tesoro”, donde en equipo tuvieron que ponerse a buscar la llave que abría el cofre con el tesoro.

Juntos pasamos una mañana muy agradable en un entorno muy bonito como es el Parque del Retiro, donde compartimos grandes momentos con nuestros queridos niños. Al finalizar la actividad, los profesores realizamos el capítulo de Juventud Idente, donde analizamos  posibles mejoras para próximas actividades. Por último, nos reunimos por grupos para organizar nuestro esperado Ateneo de Reyes 2015.

Ruta Fernando Rielo

Los días 25 y 26 de agosto hicimos por vez primera una nueva ruta por la sierra de Madrid, diseñada por el reconocido senderista Domingo Pliego, autor de numerosos libros sobre la sierra de Guadarrama y excelente conocedor de todos sus caminos. En esta ocasión ha realizado un trazado para unir el Convento de La Cabrera, última fundación de Fernando Rielo, con el Prado de Redondillo, en los Montes de Valsaín, donde tuvo su experiencia más viva del Padre celestial y le transmitió su ideal de santidad. Precisamente este año se cumple el 75 aniversario de este hecho y el 10 de su tránsito al cielo. A esta ruta le ha puesto el nombre de Ruta Fernando Rielo y atraviesa la sierra por el Puerto de Cotos siguiendo un trayecto de unos 72 km.

Comenzamos a caminar con las primeras luces del amanecer, ya que la primera etapa es la más larga y conviene aprovechar el frescor de la mañana antes de que el Sol comience a calentar.

Así que encaminamos nuestros pasos hacia Valdemanco y tras pasar el Collado del Medio Celemín encontramos una curiosa sorpresa: restos de una antigua cárcel para alojar a presos que construían la línea de ferrocarril. Al ser la primera vez que recorríamos estos parajes ¡nos equivocamos de camino alguna vez! entre Garganta de los Montes y Lozoya, donde arribamos tan sedientos que casi dejamos seca la fuente de la plaza.

Después de un merecido descanso continuamos la caminata hacia Alameda del Valle y Oteruelo, alcanzando por fin el destino de la primera etapa: Rascafría. Llegamos tan cansados que dormimos de un tirón hasta la mañana siguiente. En total fueron más de 12 horas entre caminar y descansar desde que salimos de La Cabrera, en los que recorrimos unos 42 km., debido a los ‘despistes’. Cuando las fuerzas flaqueaban nos motivaba recordar la famosa frase de No pain, no glory!

La segunda etapa se preveía más corta aunque con más desnivel, ya que teníamos que subir al Puerto de Cotos (a unos 1800 m. de altitud). Así que iniciamos temprano el camino hacia el Monasterio de El Paular y el Puente del Perdón para seguir el cauce del río Lozoya por la Pista de la Angostura, hasta llegar al aparcamiento del puerto, donde nos esperaba el avituallamiento que nos supo a gloria, además de una buena y merecida siesta.

El resto del camino ya transcurrió entre los pinos del Monte de Valsaín, y, aunque parecía que nunca se acababa la pista forestal, al final llegamos a nuestro destino: el Prado del Redondillo, lugar donde Fernando Rielo, cuando estaba en un campamento a sus 16 años, tuvo un encuentro personal con Dios que le marcó para siempre con la aspiración a la santidad y a sentirse hijo querido del Padre celestial. Allí nos esperaban más amigos que habían llegado por el camino tradicional y después de descansar un rato celebramos la eucaristía para recordar la importancia del lugar y su significado para todos nosotros.

Y ya para concluir nos dirigimos a Valsaín por el camino del CENEAM y regresamos a Madrid ¡en coche! En total fueron más de 11 horas de caminar con descansos en los que recorrimos unos 34 km., llevando al límite nuestra resistencia física y quedándonos con un recuerdo imborrable de esta peregrinación.