Memoria de las XII Jornadas Fernando Rielo de Pedagogía en Madrid

familia3

Bajo el tema de la pedagogía del amor: clave para la convivencia familiar y comunitaria se han desarrollado en Madrid los días 11 y 12 de marzo, las duodécimas Jornadas Fernando Rielo de pedagogía.

Resurge de nuevo el eco de haber vivido una experiencia inefable, en el que las palabras son insuficientes para expresar un ambiente, un frescor semejante al aire que entra al abrir las ventanas a primera hora de la mañana en un caluroso día de verano, o el perfume que deja el jazmín, los gestos y sencillez de los ponentes, que han enriquecido con su experiencia estas Jornadas.

En la ponencia inaugural Mª Fernanda Lacilla, nos dejaba la clave para concebir esta pedagogía: para que la vivencia y la convivencia sean auténticas, estén sembradas de Verdad, es necesario una antropología en la que el hombre responda a lo más hondo e integrador de su ser; lo genético. La vivencial es lo genético, en el sentido que nos potencia, surge de una vivencia primigenia y son los atributos que recibimos de Dios porque nos constituye como hijos suyos. Desde ahí surge la convivencia, porque la vida del otro ser humano pasa a formar parte de mi conciencia.

La mesa redonda en la que intervinieron grandes ponentes fue inaugurada por Ascensión Escamilla que, a la cuestión de cómo lograr una convivencia profunda, respondió diciendo que el medio es tener un monasterio interior en el que la oración se convierta en un estado y de este modo nos haga capaces, como decía Fernando Rielo, mirar la tierra desde el cielo, más aún; desde el corazón del Padre.

Jose Fernando Calderero con su gran experiencia nos dejó claro que la familia es el ámbito más influyente en la educación, y que ésta tiene el gozosísmo deber y derecho de educar a sus miembros. Cuándo le preguntan por la renuncia que tiene que hacer para dedicarse a su famila, él contesta con diáfana claridad: “ por el bien de la familia no tengo que renunciar a nada, todo el tiempo es mío”. Los bienes inmateriales crecen al compartirlos, por eso cuando compartimos, no significa que el otro tenga que perder. Por último, el profesor Calderero señalaba también que la clave de la comunicación está en la comunión.

Fernando Giménez Barriocanal, desde su experiencia como esposo y padre de famila nos ponía ejemplos en los que hemos vislumbrado que la convivencia se experimenta en los momentos de alegría y del dolor. Nos habló de la importancia de pedirse perdón, crear espacios de convivencia y de dedicar tiempo para poder formar una comunidad donde Dios se manifieste.

Por  último, la intervención de Isidro Catela nos propuso vivir tres pedagogías del amor: pedagogía del sábado, de la promesa y de la esperanza, donde seamos capaces de no pasar deprisa, sea posible reconciliarnos con los límites y que el decir al otro “ para siempre” sea un lenguaje performativo.

En la sesión de la tarde, que llevaba por título pedagogía del amor y trastornos de conducta, intervinieron Mar Alvarez, María del Carmen Cuenca y Marian Alegre. Mar compartió su visión como psiquiatra para alertarnos de que los niños están aturdidos, con demasiadas cosas, demasiadas opciones, demasiada información y demasiada velocidad. Nos decía: la clave está en el amor, recogiendo una frase de Fernando Rielo: “La fortaleza de un niño es en la medida que se le ama”.

En esta misma mesa redonda Mª Carmen Cuenca compartía con nosotros un decálogo para tratar los problemas de conducta, ya que hay que intentar llegar a tiempo para que estos no se conviertan en trastornos. Los niños aprenden por imitación y la familia es el medio por excelencia donde los niños se forman.

Por último, en esta misma mesa redonda vespertina, Marian Alegre nos animaba a que pudiésemos fomentar en los niños y adolescente una actitud artística y filosófica, sabiendo que es algo que también tenemos nosotros que llevar a cabo, porque “educar es educarse”

El domingo las Jornadas de Pedagogía contaron con la presencia de Elena Peces que desde su experiencia nos enseñó el don y la vocación de la convivencia, con una gran sencillez y maestría hizo que el público asistente se integrara a través de preguntas en las que pudo hacernos ver que el amor, como Cristo hacía, busca siempre el bien del otro.

Dentro del proyecto del Parlamento Universal de la Juventud, y en concreto del marco del tema del Perdón como clave para la convivencia, los jóvenes Pablo Delgado, Elena Jurio, Gabriela Gosheva y Raquel Gómez compartieron con el público asistente las conclusiones del grupo en el que han estado participando en sus respectivas universidades, su testimonio y experiencia nos hizo entender que el poder perdonar y sentirse perdonado tiene una repercusión excelsa en la vida personal y comunitaria. También Huan Xung, como ciudadana China, nos hizo entender por qué es importante que el Parlamento Universal de la Juventud celebre este verano del 6 al 11 de agosto 2017 su sesión plenaria en China.

Tras unas palabras de agradecimiento para todos los profesores de Juventud Idente que habían hecho posible que estas XII Jornadas Fernando Rielo de pedagogía se hubiesen podido realizar  y también a los asistentes, las Jornadas fueron clausuradas por José María Sierra, quien nos descubrió una fórmula magistral:

V=(C+H).A^I

(V= valor de la persona, C= conocimientos, H= habilidades, A=Actitudes, I= Ideales)

con él recordamos que siempre que aparece algo elevado; en este caso los ideales, el resultado adquiere un crecimiento exponencial.

Os dejamos algunas fotos de las jornadas.