El fin de semana del 28 y 29 de enero de 2017 tuvo lugar en La Cabrera (Madrid) la Asamblea Nacional de la Juventud Idente de España.

A esta reunión han sido convocados los jefes de sección de las diferentes ciudades de la Juventud Idente, los miembros de la Oficina Nacional y los dos Delegados, María Fernanda Lacilla y José María Sierra, representando al Patronato de la Fundación. De las diferentes secciones han estado representadas Málaga, Sevilla, Murcia, Cádiz, Granada, Madrid, Zaragoza y Barcelona; y no han podido asistir Navarra, Bilbao, Baleares y Canarias.

Al principio del encuentro se dieron a conocer los nuevos nombramientos de la Oficina Nacional que están recogidos aquí.

Durante el desarrollo de la Asamblea, los representantes de las secciones hicieron una exposición de sus memorias de actividades del año 2016 y el Plan de Trabajo para el año 2017. De parte de la Oficina Nacional se ha presentado el calendario anual de actividades nacionales. La primera cita importante serán las Jornadas Fernando Rielo de Pedagogía que se celebrarán en Madrid los días 11 y 12 de marzo, bajo el tema marco: “La pedagogía del amor: clave para la convivencia familiar y comunitaria”.

También se ha expuesto la situación de las obras que tenemos pendientes en nuestra zona de acampada, que esperamos poder resolver a tiempo para que se puedan llevar a cabo en Quintanabaldo nuestras actividades de verano.

Además de los diferentes temas relacionados con el gobierno de la Juventud Idente, también se han tratado dos temas de formación: sobre el Examen Genético y sobre el Parlamento Universal de la Juventud. Por último, durante la Clausura de la Asamblea, tanto José María Sierra como María Fernanda Lacilla nos dieron también una importante visión, desde la perspectiva de nuestro Fundador, Fernando Rielo, acerca de cómo debemos vivir nuestra misión como profesores de la Juventud Idente.

Nos decía José María que el peregrino viaja con una meta y todo va en dirección a ella, a diferencia del turista. En Juventud Idente sabemos adónde queremos llegar y los medios van en la consecución de ello. La meta es la restauración de la humanidad empezando por nosotros mismos.

María Fernanda, a su vez, nos habló de qué es lo genético y lo no genético, nos dijo que nuestro Fundador nos dio unas herramientas para saber qué era genético y qué no: lo genético está marcado por la ultimidad, la unificación y el compromiso. Ultimidad es mi capacidad de llevar mi pensamiento a límite, al grado máximo, a lo más perfecto, abriéndolo al infinito. Unificación es encontrar en todas mis experiencias de amor, una unidad, una clave que alumbra… Compromiso es no caer en los mecanismos de defensa y justificarnos sino implicarnos totalmente para lograr la meta que nos hemos propuesto: esto es lo genético.