Inicio de curso en la sección de Madrid

Con gran ilusión empezamos las actividades en Juventud Idente de Madrid; con la alegría de contar para este curso con un claustro de 12 profesores, todo un signo de Fernando Rielo, fundador de Juventud Idente, en este año tan especial en el que celebramos el décimo aniversario de su tránsito al cielo.

Hace poco menos de un mes nos reencontramos todo el claustro de profesores para compartir experiencias del campamento, lecciones aprendidas, y fotos de los muchos y muy gratos recuerdos, todo en un ambiente de entrañable amistad.

Inmediatamente nos pusimos manos a la obra con la planificación de las actividades de este cuatrimestre: el Ateneo de Reyes, el Parlamento Universal y Voluntariado.

Así, el pasado sábado 11 de octubre tuvimos nuestro primer encuentro con los niños y jóvenes del campamento, Quintanabaldo 2014, acompañados de sus padres.

Fue un alegre reencuentro de los acampados con sus profesores de tienda.

En la reunión mostramos dos videos, uno del campamento de niños y otro del campamento de jóvenes; elaborados con todo el cariño por
los profesores. Tuvimos, también, un coloquio ameno e interesante donde los padres preguntaron a los profesores sobre las actividades del campamento, el objetivo de las mismas y, en general, sobre qué es y qué busca Juventud Idente. Ellos manifestaron al claustro su gratitud y felicitaron a los jóvenes profesores por su entrega generosa a esta labor de la restauración de la humanidad, mediante la promoción y vivencia de los más nobles ideales.

Asimismo, aprovechamos, para invitar a los padres, niños y jóvenes a participar en las próximas actividades de la sección, como la gynkana para niños el próximo sábado 18 de octubre, la celebración del Décimo aniversario del tránsito de nuestro Fundador, y el Ateneo de Reyes Magos; viendo con ellos el video del año pasado.

Finalmente en un ambiente familiar terminamos con un pequeño compartir, entre risas y anécdotas.

Ruta Fernando Rielo

Los días 25 y 26 de agosto hicimos por vez primera una nueva ruta por la sierra de Madrid, diseñada por el reconocido senderista Domingo Pliego, autor de numerosos libros sobre la sierra de Guadarrama y excelente conocedor de todos sus caminos. En esta ocasión ha realizado un trazado para unir el Convento de La Cabrera, última fundación de Fernando Rielo, con el Prado de Redondillo, en los Montes de Valsaín, donde tuvo su experiencia más viva del Padre celestial y le transmitió su ideal de santidad. Precisamente este año se cumple el 75 aniversario de este hecho y el 10 de su tránsito al cielo. A esta ruta le ha puesto el nombre de Ruta Fernando Rielo y atraviesa la sierra por el Puerto de Cotos siguiendo un trayecto de unos 72 km.

Comenzamos a caminar con las primeras luces del amanecer, ya que la primera etapa es la más larga y conviene aprovechar el frescor de la mañana antes de que el Sol comience a calentar.

Así que encaminamos nuestros pasos hacia Valdemanco y tras pasar el Collado del Medio Celemín encontramos una curiosa sorpresa: restos de una antigua cárcel para alojar a presos que construían la línea de ferrocarril. Al ser la primera vez que recorríamos estos parajes ¡nos equivocamos de camino alguna vez! entre Garganta de los Montes y Lozoya, donde arribamos tan sedientos que casi dejamos seca la fuente de la plaza.

Después de un merecido descanso continuamos la caminata hacia Alameda del Valle y Oteruelo, alcanzando por fin el destino de la primera etapa: Rascafría. Llegamos tan cansados que dormimos de un tirón hasta la mañana siguiente. En total fueron más de 12 horas entre caminar y descansar desde que salimos de La Cabrera, en los que recorrimos unos 42 km., debido a los ‘despistes’. Cuando las fuerzas flaqueaban nos motivaba recordar la famosa frase de No pain, no glory!

La segunda etapa se preveía más corta aunque con más desnivel, ya que teníamos que subir al Puerto de Cotos (a unos 1800 m. de altitud). Así que iniciamos temprano el camino hacia el Monasterio de El Paular y el Puente del Perdón para seguir el cauce del río Lozoya por la Pista de la Angostura, hasta llegar al aparcamiento del puerto, donde nos esperaba el avituallamiento que nos supo a gloria, además de una buena y merecida siesta.

El resto del camino ya transcurrió entre los pinos del Monte de Valsaín, y, aunque parecía que nunca se acababa la pista forestal, al final llegamos a nuestro destino: el Prado del Redondillo, lugar donde Fernando Rielo, cuando estaba en un campamento a sus 16 años, tuvo un encuentro personal con Dios que le marcó para siempre con la aspiración a la santidad y a sentirse hijo querido del Padre celestial. Allí nos esperaban más amigos que habían llegado por el camino tradicional y después de descansar un rato celebramos la eucaristía para recordar la importancia del lugar y su significado para todos nosotros.

Y ya para concluir nos dirigimos a Valsaín por el camino del CENEAM y regresamos a Madrid ¡en coche! En total fueron más de 11 horas de caminar con descansos en los que recorrimos unos 34 km., llevando al límite nuestra resistencia física y quedándonos con un recuerdo imborrable de esta peregrinación.

Campamento QJ 2014

Del 17 al 28 de Julio tuvo lugar el campamento de Jóvenes en Quintanabaldo (Burgos, España). Asistieron un total de 46 jóvenes y 17 profesores de toda España. Han sido unos días de convivencia extraordinarios gracias al progresivo crecimiento de los jóvenes en los ideales propuestos a la Juventud Idente por nuestro Fundador, Fernando Rielo. La preocupación de unos por otros, la atención y participación en los seminarios – este año el campamento tenía como lema “Conócete, acéptate, supérate” de San Agustín, y han servido de telón de fondo en todas las actividades, pero sobre todo han orientado los seminarios que han acogido con enorme interés: siguiendo el consejo de nuestro Fundador, cada seminario comenzaba con el testimonio de un profesor y un acampado sobre los temas tratados; algunos de ellos, han sido verdaderamente conmovedores y nos han permitido introducirnos un poco más en los más altos valores que queremos vivir y en nuestro modelo Cristo -. Por otra parte, la seriedad con la que han realizado los peripatetismos nos ha sorprendido gratamente.

De igual forma, la calidad y creatividad con que se han organizado y celebrado los Juegos Olímpicos y los Juegos Florales, son una muestra de que los jóvenes quieren dar lo mejor de sí y que están dispuestos al sacrificio.

Para una parte, era el último campamento y es precisamente esta continuidad de la mayoría de ellos año tras años la que ha tenido como fruto que muchos hayan solicitado continuar como profesores en campamentos futuros. Vienen a nuestros campamentos – en palabras suyas – no porque los nuestros sean divertidos, pues en otros campamentos les ofrecen más diversión, sino porque en el nuestro encuentran una forma de trato, un espacio para hablar de temas importantes para sus vidas y un deseo de ayudarse que les ha convencido de que valen la pena seguir viniendo.

Este año también ha tenido un toque diferente porque por primera vez se ha logrado encontrar la ruta para ir desde el campamento hasta el Embalse del Ebro, uno de los más grandes de España y hemos podido disfrutar del magnífico paisaje y la infaltable zambullida. También por primera vez se ha visitado un asilo de ancianos para los que se ha preparado un ateneo en Santelices, un pueblo cercano.

Nos queda el reto de seguir fortaleciendo las secciones para que los beneficios personales y espirituales se sigan extendiendo a más jóvenes y que los campamentos se sigan nutriendo de nuevas generaciones.

Campamento QN 2014

Del 1 al 12 de Agosto tuvo lugar el campamento de niños de Juventud Idente en Quintanabaldo (Burgos, España). Asistieron un total de 38 niños, 17 profesores y 4 ayudantes de profesores de toda España. Fueron unos días de convivencia extraordinarios en donde los niños poco a poco integraron en su forma de actuar el lema del campamento “tras los pasos del ave fénix”. Este lema fue elegido por los profesores ya que las lágrimas de esta ave mitológica tienen propiedades curativas y su canto puede ser muy poderoso. La finalidad era potenciar en los niños el esfuerzo por la superación personal, sabiendo que el propio ejemplo redundaría en beneficios “curando” a los demás.

Estos días estuvieron marcados por muchas experiencias positivas, tanto para los profesores del campamento como para los niños, ya que gracias a los seminarios y actividades propuestas los niños pudieron desarrollar el trabajo en equipo, el compañerismo, ayuda, sacrificio, entrega, humildad, entre otros valores promovidos por el fundador de Juventud Idente, Fernando Rielo.

Entre las actividades que los niños disfrutaron más se pueden destacar las Olimpiadas, que fueron programadas de forma cooperativa, más que competitiva, para potenciar el compañerismo y el trabajo en equipo tanto entre los compañeros del propio grupo como con los miembros de los grupos rivales, fomentando un clima de colaboración entre los acampados y los profesores.

Otras de las actividades que los niños y profesores disfrutaron mucho fueron las marchas. Este año se realizaron dos marchas en todo el campamento, cada una con un carácter especial, pero con un mismo espíritu, como expresaba uno de los profesores: “Las excursiones son fundamentales para crear un fuerte vínculo con los niños, que en seguida te acogen, y en nada que camines a su lado, te cuentan sus cosas”. Con este espíritu se fue a Puentedey, lugar ubicado a 7,4 kilómetros del campamento, cuyo camino se encuentra delimitado por árboles y rodeado de hermosos parajes, no exento de aventuras y adrenalina para los niños, ya que para llegar a éste pueblo tuvimos que seguir la antigua vía del tren y caminar en algunos momentos de la mano de los profesores, lo que unió y gustó mucho a todos.

La otra marcha se realizó hacia el túnel de la engaña, un lugar muy frondoso junto a una antigua estación de tren, que los niños disfrutaron con una serie de actividades, sobre todo la gymkana de Fernando Rielo, en donde profesores y niños tuvieron la oportunidad de conocer un poco de la vida y obra del fundador de Juventud Idente.

También los Himnos de Fuego brillaron en el campamento por la ilusión que suscitaron en los niños y el buen gusto que imperó en todos ellos. Como culminación del día, los niños, ayudados por sus profesores, desarrollaron su creatividad en las diferentes disciplinas (baile, música, poesía, animación, teatro y presentación) haciéndonos disfrutar a todos con lo mejor que cada uno podía y sabía hacer.

Por supuesto, no pueden olvidarse todas aquellas actividades formativas y campamentales, que marcaron un antes y un después en muchos niños
que volvieron a sus casas felices, sabiendo hacer “de todo”, comer “casi de todo” y pedir perdón (cuando fuera necesario) tal y como declaró una profesora: “El capítulo de acampados  también fue algo que nos unía muchísimo, mis niñas estaban deseando que llegara ese momento, porque podían contar un poco todo lo que les había sucedido, y la verdad es que veía que se quedaban muy tranquilas cuando podían (en el caso de que hubiera pasado algo) disculparse de alguna cosilla que se les había quedado en el tintero. Eso es algo que me encantó porque era una buena forma de abordar algunos problemas y trabajar los valores del campamento”

En definitiva, todas las actividades fueron muy bien acogidas y preparadas con la mayor ilusión, pero al final queda ese sabor en el corazón de todos, esa gratitud a Dios y a cada una de las personas que han asistido a este campamento, reconociendo que, a pesar de los aciertos y desaciertos, ha sido fuente de muchas gracias y se ha logrado lo más importante: que los niños sean inmensamente felices durante estos 12 días.

También para los profesores ha sido una experiencia inolvidable que ha supuesto una maduración personal, al tiempo que una valoración inestimable de la amistad y la ayuda mutua, como se puede ver en el testimonio de otro de los profesores: “Personalmente ha sido una de las mis más enriquecedoras experiencias en el ámbito espiritual, colaborativo, social y de ayuda mutua, concretamente me ha servido para despertar la ilusión del pedir ayuda en todas las circunstancias, ya que aunque las crea dominar o saber todo sobre esto o aquello, es importante no confiar en la autosuficiencia”.

Con este testimonio tan valioso invito a todos los profesores y niños del campamento que sigan viviendo esas virtudes que lograron acariciar en el campamento, trabajando en cada una de sus secciones, para llegar fortalecidos y con nuevos aires al próximo campamento.