Memoria PUJ Europeo

Los días 6 a 11 de agosto se realizó en Javier (Navarra) el primer Encuentro Europeo del Parlamento Universal de la Juventud reuniendo a cerca de 60 jóvenes de 17 países. Las naciones representadas, muchas de ellas de fuera de Europa, han sido Méjico, Ecuador, Brasil, Chile, Colombia, Guinea Ecuatorial, República Dominicana, Perú, India, España, Francia, Polonia, Italia, Inglaterra, República Checa y Alemania, que se prepara para ser la próxima anfitriona del encuentro internacional del PUJ que se realizará el año 2014 en Berlín.

La primera noche, tras unas breves palabras de bienvenida y la cena posterior, comenzamos el encuentro con un pequeño ateneo que nos sumergió en las distintas culturas presentes, con humor y mucho arte, culminando con un baile de luces de la India. El primer día fue una jornada sobre todo centrada en impartir un poco de formación en el espíritu y fundamentos del PUJ, iniciándose con el  mensaje que el Presidente de las Misioneras y Misioneros Identes envió a todos los participantes a través del cual nos habló de forma muy clara acerca de cómo podemos, educando nuestro éxtasis (como enseña Fernando Rielo, Fundador del PUJ) construir esta civilización basada en el amor donde Jesucristo sea “nuestro gran líder, sumo educador, investido de toda autoridad espiritual, moral y humanista”.

Después de explicarnos los fundamentos y la metodología del encuentro, se desarrolló una mesa redonda sobre los seis temas que trataríamos más adelante, enfocados desde el tema marco de los próximos dos años de trabajo: La Educación. Los temas eran:

1) Educar y educarnos en nuestra relación con la trascendencia. Un proceso para toda la vida.

2) La importancia de la familia en el desarrollo personal.

3) La búsqueda de la verdad y la educación del espíritu crítico en el uso de las redes de comunicación.

4) Crear consciencia de bien común y espíritu de servicio por una política más justa.

5) Dimensión humana del trabajo y crecimiento económico.

6) El papel de la naturaleza en la educación de la persona y el papel de la persona en el cuidado de la naturaleza.

A continuación, Mª Fernanda Lacilla impartió una charla magistral y a la vez sencilla sobre qué significa la educación integral de la persona desde la propuesta del Parlamento Universal de la Juventud y citó también algunas importantes repercusiones en los distintos ámbitos tratados por la Carta Magna. Esta misma tarde se realizó el taller “Rompiendo prejuicios” que pretendía hacernos conscientes de una serie de prejuicios que están muy extendidos entre los jóvenes de hoy y que no favorecen la vivencia de nuestros ideales más auténticos.

Los dos días siguientes se desarrollaron con trabajos en grupos por temas. Fue una ocasión muy interesante para compartir reflexiones sobre los temas propuestos y sobre los cuales muchos participantes habían traído aportaciones que se destacaban por su calidad y profundidad. Al final del trabajo realizado por grupos se llegaron a algunas conclusiones acerca de cómo educar a través de directrices concretas aplicables a distintos ámbitos y agentes educativos.

Durante el tiempo de ocio hicimos varias excursiones por la zona que fueron, igual que las comidas, momentos de compartir vivencias y sueños. También los cine fórums por la noche fueron muy interesantes por la profundidad de reflexión a la que se pudo llegar.

En la clausura todos destacaron el grado de buena convivencia y familiaridad que se había vivido, prueba de que esta nueva civilización basada en el amor no es una utopía imposible ya que entre nosotros ya se había hecho realidad. ¿Por qué no podría vivirse de igual manera en todo el mundo? Los jóvenes quedaron marcados por este amor fraterno, llenos de ilusión por seguir trabajando y creyendo en este sueño que propone el Parlamento Universal de la Juventud.

Hay que destacar la gran fe de muchos jóvenes que tenían a Jesucristo como modelo inspirador de sus más altas aspiraciones así como el ejemplo de jóvenes de otras religiones o que no asumiendo una religión concreta han dado lo mejor de sí tanto a través de sus ideas libres de prejuicios como por la gran generosidad de sus vidas. Se ha dado lugar, sin duda, a una convivencia muy integradora, potenciante y claramente enriquecedora.

El último Ateneo, bajo el cielo estrellado, fue expresión muy creativa de lo vivido en los días anteriores, a través de todas las artes. La preparación del mismo también sirvió para unirnos aún más y desarrollar nuestra creatividad.

Llegó el adiós, lleno de la esperanza de seguir trabajando y soñando juntos, preparándonos en los distintos países para el gran encuentro de Berlín 2014.